La diferencia entre azúcar y azúcar

higos frescos en un bol por Isabelle Steichen del blog The Plantiful

Nota de Jenné: ¡Hola chicos! Estoy muy emocionada de traerles esta publicación invitada de una de mis amigas de Nueva York, la señorita Isabelle Steichen. Tal vez la recuerdes de la Video de aventura en el mercado de agricultores que publiqué en julio. Isabelle acaba de lanzar su nuevo blog. el Plantiful, ¡así que pensé que sería genial presentarte su escritura! ¿Qué tal si comenzamos con las cosas dulces? ¿El azúcar es bueno o malo? La publicación a continuación es una nueva publicación de lo que Isabelle compartió en su propio sitio.

¡Después de la publicación, cuéntanos qué piensas sobre el azúcar y los carbohidratos! Y no te olvides de sigue a Isabelle en Instagram @theplantiful


Mucha gente parece tenerle miedo al azúcar. Sobre todo ahora que vemos cada vez más libros, artículos y películas que demonizan el azúcar y muestran lo malo que es para nuestra salud. Entonces, ¿qué pasa con la locura del azúcar?

Diferentes tipos de azúcares

Para simplificar, hay dos tipos principales de azúcar. El primero es el azúcar altamente procesada que podemos encontrar en muchos alimentos preparados. A menudo se le llama azúcar blanca o azúcar refinada. Lo único que hace este tipo de azúcar es agregar dulzura. No aporta ningún valor nutricional porque está muy procesado por lo que no quedan minerales, vitaminas u otros micronutrientes.

En segundo lugar tenemos los azúcares más ‘naturales’. También los dividiría en dos categorías separadas: los azúcares naturales procesados ​​y los azúcares naturales sin procesar. Lo que quiero decir con azúcares naturales procesados ​​son azúcares que se consideran más saludables que el azúcar blanco simple. Azúcares como el néctar de agave, el jarabe de arce o el azúcar de coco. Estos azúcares a menudo se consideran más saludables porque contienen ciertos minerales o vitaminas que pueden beneficiar nuestra salud. El azúcar de coco también tiene un índice glucémico bajo, lo que básicamente significa que no afecta nuestra insulina y nuestro nivel de azúcar en la sangre tanto como el azúcar blanco.

Lo que llamo azúcar natural sin procesar es el azúcar que se encuentra en las frutas y verduras que se comen tal cual. Este tipo de azúcar es realmente saludable porque proporciona a nuestro cuerpo la energía necesaria para que nuestro cerebro y músculos puedan funcionar durante todo el día. Su cuerpo tendrá que descomponer estos azúcares a través de la digestión para que proporcionen un nivel de combustible más constante y prolongado para el cuerpo. También vienen en alimentos que contienen otras sustancias beneficiosas como fibra, vitaminas y minerales. En definitiva, ¡una gran elección!

Crumble de cerezas y nueces sin hornear¡No más anti-carbohidratos por favor!


No soy fanático del movimiento anti-carbohidratos. Parece ser más un fenómeno en los EE. UU. que en cualquier otro lugar, pero a menudo es engañoso y puede ser dañino para su salud. Tenga en cuenta que su cuerpo necesita azúcar para sobrevivir y funcionar correctamente. Necesita el tipo correcto y la cantidad correcta, así que no lo cortes drásticamente. Siéntase libre de omitir el pan blanco, las papas fritas y la otra comida chatarra procesada. Pero no reduzca el consumo de frutas frescas, cereales integrales y tubérculos. Todos estos alimentos contienen carbohidratos que absolutamente necesitas. No te harán subir de peso ni desarrollar diabetes. De hecho, lo ayudarán a controlar los antojos y los bajos niveles de energía porque le brindan una gran cantidad de nutrición saludable.

Algunos de mis carbohidratos favoritos se encuentran en las frutas. Me encanta tomar un batido fresco o una gran ensalada de frutas para el desayuno porque realmente alimenta mi cuerpo. También me encantan las batatas, los tubérculos, los granos y los frijoles. Todos son fáciles de digerir y me dan mucha energía. Si escucha a expertos como el profesor Collin Campbell, un pionero en lo que respecta a la investigación sobre dietas basadas en plantas, su dieta debe consistir en aproximadamente un 80 % de carbohidratos, un 8-10 % de proteínas (¡basadas en plantas, por supuesto!) y un 10-12 % de grasas saludables (también de origen vegetal ;). He estado siguiendo esta dieta por un tiempo y los beneficios están ahí: rara vez siento niveles bajos de energía y casi nunca tengo antojos de bocadillos poco saludables.

— por Isabelle Steichen de El blog de Plantiful

Deja un comentario