Paisajes Transformados en el MuVIM. Una exposición de Quique Dacosta.

Un recorrido por la evolución creativa de uno de los cocineros españoles más reconocidos del momento.

Valencia – Ricardo Domínguez

 

Dacosta_-_copia

“Entre fogones”. Así se siente uno, casi de forma literal, al pasear por la exposición que desde el pasado mes de julio (y hasta el 27 de noviembre), alberga el MUVIM de Valencia.

Con Quique Dacosta como gran eje, a través de sus palabras, sus platos y sus paisajes podemos adentrarnos en la cocina de una mente creativa, inquieta e innovadora, que ha sabido evolucionar a lo largo de los años para ofrecer cosas que muy difícilmente pueden verse en otros lugares.

El recorrido combina interesantes recursos audiovisuales (donde puede verse desde una infografía con la evolución del cocinero hasta el proceso de creación de algunos de sus platos) con imágenes de sus obras y entrevistas a sus más estrechos colaboradores.

Donde se rompen los límites entre el paisaje y la cocina 

Las influencias del cocinero cacereño son claras y tienen un denominador común: Denia. Esta ciudad alicantina alberga su restaurante, Quique Dacosta (antes conocido como El Poblet), desde hace más de 30 años. Es allí donde el artista crea sus platos. La unión a Denia, como muestra la exposición, es algo más que un apego emocional: es una combinación única de paisaje, producto y cultura. Es en ella donde Dacosta encuentra sus tres despensas naturales por antonomasia: el mar Mediterráneo, el Montgó y la Marjal de Pego Albufera, llevando a cabo una perfecta simbiosis con la naturaleza. Como él mismo reconoce, “el restaurante no se entiende lejos de este espacio”.

El espacio avanza desde esta ubicación tangible, Denia, hacia la exploración del autor, quien busca nuevos mundos oníricos a los que ascender su cocina. El cocinero reconoce que ya no encuentra inspiración en el mundo exterior, sino que se ve obligado a buscar en otros sitios; especialmente dentro de él.

Es en este punto donde el plato alcanza una nueva categoría, aunando innovación, creatividad e investigación, mucha investigación. Se trata de una evolución hacia lo abstracto, al no-lugar. El restaurante pasa a ser un centro de creación que va mucho más allá de la comida, arrancando con un estudio creativo anexo y una exigencia pocas veces vista en la cocina española.

Platos elevados a obras de arte 

El propio Dacosta reconoce que “el oficio se convirtió en mi vida, mi vida evolucionó a mi pasión y esta pasión ha llegado a convertirse en una obsesión”.

Es en esta obsesión por la excelencia donde el cocinero (a pesar de que este nombre no se adaptaría a su perfil) ha querido ir más allá del plato. Vemos un escenario donde la misma comida es arte, elevando cada plato a la categoría de obra de arte.

Se trata de platos minimalistas, cuidados al detalle y con una clara influencia mediterránea. Desde el espacio creativo que habita en el restaurante buscan sacar nuevas fórmulas cada año, platos icónicos cuyo proceso creador parece no tener fin.

Todo ello se tangibiliza, además de en las propias creaciones gastronómicas, en una serie de libros que buscan ser un compendio de la mente inquieta y creativa de Dacosta.

La exposición es un perfecto espacio de armonía entre el autor y el territorio, transitando por la mente creadora del cocinero hasta poder entrever su evolución profesional. Denia ha dejado de ser el contenido para ser el continente de una nueva forma de creación gastronómica, merecedora de tres estrellas Michelín y de grandes críticas de la cocina tanto nacional como internacional.

 

 

Ainara Garcia de Vicuña Romero

Ainara Gacía de Vicuña - Coordinadora de Voluntariado y Jefa de Redacción de Artevalencia Magazine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*